La relación entre la depresión y la enfermedad cardiovascular

 

 

PSIQUIATRÍA
OPINAR
Cita: traslacional Psiquiatría (2012) 2 , E92; doi: 10.1038/tp.2012.18
Publicado en Internet el 13 de marzo 2012

 

La relación entre los subtipos de la depresión y la enfermedad cardiovascular: una revisión sistemática de los modelos biológicos

Introducción
La asociación entre la enfermedad cardiovascular (ECV) y la depresión está bien establecido y se sugiere que sea bidireccional. Numerosos estudios clínicos y epidemiológicos que investigan la asociación de la depresión y las enfermedades cardiovasculares han sugerido que la depresión aumenta el riesgo independiente de enfermedad cardiovascular 1,5 veces en promedio, y que los pacientes con enfermedad arterial coronaria y la depresión tienen un riesgo de dos a tres veces mayor de futuro no fatal y de eventos cardiacos fatales en comparación con los pacientes cardíacos sin depresión. 1 y 2 , la 3 y 4 mecanismos biológicos que podrían vincular estas dos condiciones juntas son el eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA), las citoquinas pro-inflamatorias, los cambios de la elasticidad arterial y la función endotelial.

La relación bidireccional entre la depresión y las enfermedades cardiovasculares.

La relación entre la depresión y las enfermedades cardiovasculares ha sido propuesto para ser bidireccional, la depresión existente aumenta el riesgo de incidencia de enfermedad cardiovascular y antecedentes de enfermedad cardiovascular aumenta el riesgo de depresión. Muchos estudios prospectivos y retrospectivos han investigado la asociación de la depresión existente e incidentes cardiovasculares. 29 , 30 , 31 , 32 , 33 , 34 , 35 , 36 , 37 , 38 , 39 Varios meta-análisis de estos estudios han demostrado una correlación positiva y significativa con un tamaño del efecto moderado de 1.5 a 2.7. 3 , 40 , 41 , 42





Los mecanismos biológicos que intervienen en la asociación de las enfermedades cardiovasculares,la depresión.

La relación entre la depresión y la ECV ha sido propuesto para ser bidireccional; es decir, la depresión existente aumenta el riesgo de ECV incidente y una historia de ECV aumenta el riesgo de depresión. Muchos estudios prospectivos y retrospectivos han investigado la asociación de la depresión existente e incidentes cardiovasculares. 29 , 30 , 31 , 32 , 33 , 34 , 35 , 36 , 37 , 38 , 39 Varios meta-análisis de estos estudios han demostrado una correlación positiva y significativa con un tamaño del efecto moderado de 1.5 a 2.7. 3 , 40 , 41 , 42 Del mismo modo, varios estudios han investigado el papel de la condición de la depresión como un factor pronóstico en pacientes con enfermedades cardiovasculares existentes. 43 , 44 , 4546 , 47 , 48 , 49 , 50 meta-análisis de estos estudios sugiere que los pacientes deprimidos tienen un riesgo de 1.6 a 2.7 veces mayor de eventos cardiovasculares mayores en 24 meses. 42 , 51 , 52 , 53 estudios de Por el contrario, relativamente pocos han investigado el papel de las actuales enfermedades cardiovasculares en aumentando el riesgo para la aparición de la depresión. 39 , 43 , 54 A nuestro entender, estos datos no han sido sometidas a meta-análisis.
Los mecanismos biológicos en los subtipos de depresión relacionados con las enfermedades cardiovasculares,la depresión comorbilidad.
Una investigación más reciente ha comenzado a investigar la activación inmune en los pacientes deprimidos según el subtipo depresión, lo que podría ayudar a mejorar la comprensión de los mecanismos biológicos que subyacen a la relación entre las enfermedades cardiovasculares y la depresión.

MMD

Muchas investigaciones en las últimas décadas se ha investigado si el subtipo de MMD puede tener una fisiopatología subyacente separada de otras organizaciones no melancólicas formas de distrofia muscular (NMMD) ( Tabla 2a ). De particular relevancia para las enfermedades cardiovasculares son la investigación de las alteraciones inmunológicas en la MMD.
Resumen
La asociación entre las enfermedades cardiovasculares y la depresión utilizando este último como una entidad diagnóstica única está bien establecido y sugiere que sea bidireccional. 5 En lo que respecta a los subtipos de la depresión de la asociación es menos clara, pero parece variar en su fuerza por el subtipo.Además, las revisiones que investigan si los mecanismos biológicos implicados en la asociación entre las enfermedades cardiovasculares y la depresión se define como una sola entidad también se aplicaría a los distintos subtipos de depresión son escasas. Por lo tanto, el objetivo de esta revisión fue determinar si una participación diferencial de los mecanismos biológicos de los subtipos de la depresión es evidente en la literatura publicada y en caso afirmativo, si ello contribuye a explicar las diferencias en la fuerza de la asociación entre las enfermedades cardiovasculares y los subtipos de depresión.
Esta revisión sugiere una relación dosis-respuesta entre la creciente gravedad de los síntomas depresivos y la activación inmunológica, así como la hiperactividad del eje HPA. También se encontró evidencia de que estos dos mecanismos están involucrados de manera diferente en la relación con las enfermedades cardiovasculares, dependiendo del subtipo depresión. 20 , 21 , 24 , 25 , 72 , 81 , 88 ,89 , 142 , 143 Sin embargo, la identificación de un subtipo específico de funcionamiento patrón para los dos mecanismos no es posible en este momento ya los resultados del estudio son contradictorios. Otros mecanismos, como la rigidez arterial y la disfunción endotelial, que también están involucrados en la relación entre la depresión y las enfermedades cardiovasculares entidad de la enfermedad no han sido investigados en los subtipos de depresión, con la excepción notable de la BD. 66 Los resultados del estudio son contradictorios pueden explicarse por las limitaciones de los estudios respectivos en términos de factores de diseño y metodologías incompatibles. Muchos de los estudios que investigan los mecanismos biológicos utilizados muestras que fueron poco numerosos y heterogéneos de características de los participantes clínicos y demográficos tales como la severidad de los síntomas, duración de la enfermedad, el número de comorbilidades y las historias de las terapias farmacológicas y psicológicas.También varió significativamente en los instrumentos y los criterios utilizados para clasificar la depresión, y las técnicas utilizadas en la medición de los marcadores biológicos. Otro problema en la comparación de los resultados es la variación en el retardo entre la aparición de enfermedades cardiovasculares y la evaluación de la depresión y la heterogeneidad en la gravedad de las enfermedades cardiovasculares. La escasez de estudios longitudinales con una evaluación repetida del estado de la enfermedad, tanto es otra limitación de los estudios reportados.
Por otro lado, ya pesar de algunas coincidencias, el grupo de los “derechos compensatorios” también es heterogénea, con diferentes características clínicas, factores de riesgo y pronósticos. La gran mayoría de los estudios examinaron el infarto de miocardio como un punto final en el grupo de ECV al estudiar la asociación con la depresión, y el número de estudios que informan sobre otros criterios de valoración cardiovasculares es considerablemente más pequeño. Al menos dos de los mecanismos biológicos descritos anteriormente rigidez, arterial y disfunción endotelial, se establecen los pasos en la cascada fisiopatológica de desarrollo de la enfermedad y puede considerarse en sí mismos extremos. Así, para una mejor comprensión de una relación causal que no sólo es necesario diferenciar entre los subtipos de depresión, sino también entre los puntos finales cardiovasculares. Un enfoque alternativo para el segundo es el análisis de las relaciones de los subtipos de la depresión con la enfermedad subclínica, por ejemplo, la íntima-media de espesor o de las lesiones vasculares cerebrales como lesiones de sustancia blanca e infartos lacunares, o, para estudiar la asociación entre los subtipos de depresión y mecanismos biológicos específicos directamente.Este último es posible que algunos de los mecanismos expuestos, por ejemplo, la rigidez arterial, la disfunción endotelial y en cierta medida la activación del sistema inmune y la disfunción del eje HPA. Estos análisis, sin embargo, tiene que ser posible en el diseño con evaluaciones repetidas del estado de la enfermedad clínica, así como los sustitutos subclínicas o biológicos. Las diferencias en la fuerza de asociación entre los subtipos específicos de la depresión y las enfermedades cardiovasculares, según lo informado en la literatura, sugiere que los diferentes mecanismos biológicos que podrían estar involucrados en la mediación de estas asociaciones. Esta hipótesis permitiría a los investigadores para describir distintos (pato) fisiológicos perfiles para los subtipos de depresión.

Las implicaciones para el tratamiento psicológico en la reducción de la mortalidad por ECV también se han planteado. Se ha sugerido que si la depresión en verdad causa un aumento en la mortalidad por ECV, entonces se esperaría ver una reducción en la mortalidad después de la intervención psicológica. Sin embargo, estudios recientes no han confirmado estas expectativas. 144 , 145 Por otra parte, aunque la depresión puede ser un factor que predispone a un paciente para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, que no necesariamente puede ser el factor que mantiene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. La activación inmune sistémica puede ser estimulada por un episodio de depresión permanente y con independencia del episodio de entrar en remisión con el tratamiento. Muy poca investigación se ha investigado la inflamación y la depresión longitudinal. Por otra parte, un concepto diferente puede ser necesaria para pacientes de edad avanzada entre los que se suele depresión vascular visto.

Un concepto que se aplica un modelo diferencial de las enfermedades cardiovasculares y subtipos depresivos puede ser más adecuado en comparación con un modelo unificador de la depresión utilizado en el pasado. La investigación más allá del modelo unificador y evaluar tanto los derechos compensatorios individuales y subtipos de depresión longitudinal puede mejorar los esfuerzos para desentrañar las causas y los mecanismos de la relación bidireccional entre las enfermedades cardiovasculares y la depresión. Este tipo de investigación podría potencialmente conducir al desarrollo de medidas oportunas y adecuadas para la detección, prevención y tratamiento para las enfermedades cardiovasculares y la depresión.
Anuncios

La inflamación celular aparece en las alteraciones mentales

 

 

PSIQUIATRÍA

Portada >

FUENTE:  http://psiquiatria.diariomedico.com

CUANTO MÁS GRAVE ES EL TRASTORNO, MAYOR INTENSIDAD DE RESPUESTA

La inflamación celular aparece en las alteraciones mentales

José Luis Carrasco,Itziar Güemes y Marina Díaz(Luis Camacho)

El nivel de inflamación celular podría determinar la aparición y la gravedad de ciertos trastornos psiquiátricos. La constatación de este fenómeno abriría nuevas posibilidades de intervención terapéutica para algunos de los síndromes mentales más frecuentes.

“Las personas con trastornos mentales graves tienen una alteración excesiva de la vía inflamatoria y cuanto más graves son, mayor inflamación”

La ansiedad y el estrés podrían estar relacionados con los fenómenos de inflamación celular del organismo, de tal forma que los síntomas que ocasiona el estrés podrían derivar de procesos inflamatorios generalizados. De hecho, desde hace años existen teorías que señalan que el malestar psíquico y emocional puede tener como base ciertos procesos de inflamación. La justificación se encuentra, en parte, en los efectos beneficiosos que algunos pacientes atribuyen a fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno o el ácido acetilsalicílico, más allá de su potencial analgésico. Siguiendo esta estela, un equipo del Hospital Clínico de Madrid ha profundizado en la búsqueda de marcadores biológicos como factores o causa de enfermedades mentales. Sus primeros datos en linfocitos parecen confirmar que, efectivamente, la inflamación celular parece ser un componente común a todos los trastornos mentales que cursan con un grave estrés emocional y con “la posibilidad de que los mecanismos de inflamación celular puedan a su vez ser reguladores de la expresión sintomática de dicho estrés”, ha explicado a DM José Luis Carrasco, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense, de Madrid, y jefe de Sección del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico de Madrid, que, junto a la también psiquiatra Marina Díaz Marsá y la investigadora de psiquiatría Itziar Güemes, del mismo centro, realizan estas investigaciones pioneras del estudio del estrés en enfermedad mental.







Cascada de inflamación
Estudios previos realizados por Carrasco y Díaz Marsá ya evidenciaron potentes mecanismos antiinflamatorios en pacientes con trastornos impulsivos patológicos, como los trastornos límite de la personalidad o las bulimias nerviosas. En el proyecto actual, que iniciaron hace año y medio, y en coordinación con Juan Carlos Leza, catedrático de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid, en coordinación con un estudio global del Cibersam, se ha intentado confirmar qué factores celulares están implicados en estos sistemas inflamatorios en los trastornos emocionales, fundamentalmente depresión, ansiedad y primeros episodios de esquizofrenia. “En muestras de linfocitos de pacientes se han determinado, además de la expresión y actividad de los receptores glucocorticoides, otros factores relacionados con los procesos de inflamación celular, como son la citocinas TNF-alfa e interleucinas, receptores como el alfa 7 nicotínico, y factores de transcripción intracelulares, como el NFkB, el COX-2, el INOX y el TBARs, según Güemes, quien señala que se parte de la idea de que la inflamación provoca estrés oxidativo y éste a su vez muerte celular. “El objetivo es comprobar si existen diferencias en el sistema de inflamación y antiinflamación o de respuestas en los enfermos y en las personas sin patología mental”.

Mayor gravedad
Díaz Marsá ha indicado que existen conclusiones claras: todos los pacientes con trastornos depresivo-ansiosos, psicóticos, como la esquizofrenia y los impulsivo-inestables, como los trastornos límite de la personalidad y de la conducta alimentaria tienen una alteración excesiva de la vía inflamatoria. “Además, a mayor gravedad del trastorno más nivel de inflamación. Así, el mayor grado de inflamación se observa en los primeros episodios psicóticos, seguido de los trastornos graves de la personalidad y de los trastornos de la conducta alimentaria”. Sin embargo, Carrasco apunta que los elementos de la vía inflamatoria que se alteran en cada uno de los trastornos son distintos.

La hipótesis futura es que las diferentes formas de regular la inflamación, según los factores que se activen, darán lugar a diferentes formas de manejar el estrés y, consecuentemente, a distintas patologías mentales. “Estas investigaciones abren la vía de la inflamación al estudio del estrés y de la enfermedad mental e, hipotéticamente, la posibilidad de intervención terapéutica mediante el desarrollo de fármacos específicos para cada proteína alterada”, señala Güemes. Para Díaz Marsá, como en principio la inflamación es el único elemento disregulado, “añadir antiinflamatorios a los fármacos psiquiátricos convencionales podría ayudar a la mejoría clínica de los pacientes, aunque lo ideal sería saber qué factor concreto está alterado en cada enfermedad o revertir o controlar el mecanismos inflamatorio”.

La delgada línea que separa la tristeza de la depresión

 

 

PSIQUIATRÍA
Portada >

FUENTE: http://psiquiatria.diariomedico.com

EL UMBRAL ESTABLECIDO PODRÍA SER REDEFINIDO

La delgada línea que separa la tristeza de la depresión

El diagnóstico de la depresión puede caer en el riesgo de que se patologice una reacción vital normal, como es la tristeza. Sobre los escollos que supone la identificación de la enfermedad psiquiátrica ha centrado su intervención en un simposio internacional el psiquiatra Mario Maj.
José A. Rodríguez. Barcelona   |  26/03/2012 00:00
La depresión mayor afecta, a lo largo de la vida, a entre el 10 y el 25 por ciento de las mujeres y al 5-12 por ciento de los hombres. Pero es necesario mejorar los criterios para el diagnóstico de esta enfermedad con el objeto de no convertir en un trastorno reacciones normales ante situaciones vitales. Así lo ha señalado Mario Maj, psiquiatra y profesor de la Universidad de Nápoles (Italia), durante el Simposio Internacional sobre Actualizaciones y Controversias en Psiquiatría. Nuevas perspectivas en depresión”, que se ha llevado a cabo en Barcelona.

“Es importante que los profesionales nos planteemos la pregunta: ¿cuándo la depresión se convierte realmente en un trastorno mental?”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión podría convertirse en 2020 en la segunda causa de discapacidad en el mundo. El problema es, según Mario Maj, que el umbral que fija el manual de criterios diagnósticos de los trastornos psiquiátricos DSM-IV para el diagnóstico de la depresión mayor es arbitrario y, además, no está basado adecuadamente en criterios sólidos y pragmáticos. Por ese motivo, “es importante que los profesionales nos planteemos la siguiente pregunta: ¿cuándo la depresión se convierte realmente en un trastorno mental?”.
Para responder a esta pregunta, Maj, que ha sido uno de los miembros del equipo de trabajo del manual DSM-V sobre trastornos del estado de ánimo, parte de tres enfoques diferentes, cada uno con sus debilidades y fortalezas. Uno de ellos es el enfoque contextual, “que supone que siempre hay una diferencia básica entre tristeza normal y depresión, ya que la primera tiene que ver con algún hecho de la vida de la persona, y es una respuesta normal y proporcionada. La depresión, en cambio, no se relaciona con un hecho vital y, si se relaciona, la reacción es desproporcionada”.

“El problema del DSM-IV es que propone un umbral arbitrario, que no está fundamentado en bases pragmáticas razonablemente sólidas”

Aunque a juicio de Mario Maj se trata de un enfoque razonable, que además está en sintonía con el DSM-IV, presenta la dificultad de que el clínico debe establecer la relación entre el estado de ánimo de su paciente y sus hechos vitales. “Algo que no es sencillo, porque muchas personas en estado depresivo intentan dar sentido a su estado dando más peso negativo a situaciones vitales que, en realidad, son neutras”.
Tristeza normal
Otro de los enfoques es el cualitativo, que parte de la base de que siempre hay una diferencia cualitativa entre tristeza normal y depresión. “Es una diferencia que se ha perdido en el reciente proceso de simplificación de la psicopatología”, ha señalado Mario Maj. “Sería difícil mantener que exista siempre una clara diferencia cualitativa entre tristeza y depresión”.

“Es posible que haya que definir un umbral para los casos de depresión que necesiten atención clínica y otro para la psicofarmacológica”

Y, por último, el tercer enfoque es el pragmático. Según éste, hay un continuo entre la tristeza y la depresión, por lo que el diagnóstico del trastorno debería estar basado en criterios pragmáticos: existe depresión cuando se llega a un determinado umbral de gravedad, duración e intensidad. “El problema del DSM-IV es que propone un umbral que es arbitrario, que no está fundamentado en bases pragmáticas razonablemente sólidas”. El DSM-IV se basa en tres umbrales: cinco síntomas depresivos o más; la presencia de los síntomas durante dos semanas como mínimo, y un claro deterioro funcional. “Pero, por ejemplo, el criterio cronológico no se ha validado en ningún estudio. Y hay datos que parecen indicar que el tercer criterio, el funcional, es redundante, ya que lo cumplen más del 90 por ciento de las personas que cumplen los dos primeros”.

De este modo, Maj ha defendido la necesidad de que la depresión se vea como una enfermedad análoga a la hipertensión o la diabetes, en las que existen un continuo de estados en la población. “Hay que investigar más y, además, es posible que haya que definir un umbral para los casos de depresión que necesiten atención clínica y otro umbral para los que necesiten atención psicofarmacológica”.

Hospitales psiquiátricos penitenciarios,drogas y evaluación de la eficacia

 

 

 

Noticias

25/may/2011 Europa Press. 2011 May

Los hospitales psiquiátricos penitenciarios están “sobreocupados”.

Resumen

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, alerta de la sobreocupación que sufren los dos hospitales psiquiátricos penitenciarios que hay en España, situados en Sevilla y Alicante, debido a que hay un “alto número” de enfermos que son ingresados “inadecuadamente” en dichos centros.

Esto se debe, según ha explicado en la Comisión de Interior del Senado, a que la derivación de estos internos a los recursos asistenciales ordinarios encuentra “mucha resistencia de las comunidades autónomas responsables de estos servicios”.

Actualmente se estima que un 42,2 por ciento de los presos de las cárceles españolas padecen alguna enfermedad mental, siendo las más frecuentes los trastornos de ansiedad (23,3%), abuso de drogas (17,5%) y depresiones (14,9%), mientras que los trastornos mentales graves tan sólo afectan a un 4,2 por ciento de todos los internos.

En la mayoría de casos, estos ingresos inadecuados afectan a personas detenidas por un delito leve pero consideradas “inimputables” por su estado mental, a las que, si bien no se les puede establecer una condena, se les impone una medida de seguridad con internamiento en estos hospitales que dura de tres meses a un año. Para tratar de adecuar los recursos a la demanda, no obstante, reconoce que en algunas comunidades autónomas se están creando comisiones de carácter oficioso con representantes de las administraciones encargadas de dar asistencia a estos enfermos.

Actualmente, en el hospital psiquiátrico de Sevilla hay 180 internos y en el de Alicante 370, gracias a que la proporción de camas psiquiátricas en dispositivos dependientes del sistema penitenciario es ligeramente superior a la media europea, con nueve por cada mil internos.

Además, Gallizo ha destacado la necesidad de renovar las instalaciones de los dos hospitales psiquiátricos y la necesidad de que los equipos de asistencia sanitaria pasen a depender de las comunidades autónomas y no del Ministerio de Interior como hasta ahora.

En este sentido, ha recordado que “están a punto” de formalizar el primer traspaso de competencias en este sentido con el País Vasco, confiando en que éste sirva para “abrir la puerta” a futuros acuerdos con otras comunidades, reconociendo que no están encontrando una “gran receptividad” en la mayoría.

Por otro lado, y en el marco de la asistencia que se ofrece desde las cárceles a los enfermos mentales, Gallizo ha destaco la figura del ‘interno de apoyo’, a través de la cual han creado una red de colaboradores formada por los propios reclusos para dar apoyo a la rehabilitación de los afectados por estos trastornos.

Artículo original

6/may/2011 Actas Españolas de Psiquiatría. 2011 May;39(3):163-167.

Prevalencia de trastornos relacionados con el consumo del alcohol en población penitenciaria condenada por delitos contra la seguridad vial.

(Prevalence of alcohol consumption related disorders in a prison population convicted of crimes against road safety.)

Resumen

Introducción. El consumo de alcohol es la causa de un elevado número de accidentes de tráfico, por lo que se han endurecido las leyes para evitarlo. A pesar de ello hay personas que las infringen e ingresan en prisión por conducir bajo los efectos del alcohol. Se investiga si estas personas son bebedores ocasionales o bien son enfermos alcohólicos.

Material y Método. Estudio transversal de 50 internos penitenciarios por delitos contra la seguridad vial, entrevistados acerca de su consumo alcohólico, antecedentes psicopatológicos y delictivos.

Resultados. El 88% presenta indicadores de alcoholismo y la mayoría consume otras drogas. Sólo en el 10% se ha detectado psicopatología previa. El 72% tiene antecedentes penitenciarios, la mitad por delitos con violencia. Socialmente están adaptados, 39 años de edad media, son españoles (86%), tienen familia y trabajo regular (76%).

Conclusiones. La mayoría de internos por delitos contra la seguridad vial son alcohólicos, pero pocos son detectados. Su enfermedad genera otras conductas delictivas, siendo necesario su tratamiento para evitar la reincidencia y un proceso de exclusión social.

Acceso gratuito al texto completo.

Para poder visualizar el texto completo, necesita tener instalado el Adobe Reader, si usted no lo tiene puede bajárselo gratuitamente desde la dirección: get.adobe.com/es/reader/

Abstract

Introduction. Alcohol consumption is a major cause of traffic accidents, so that stricter laws have been enacted to avoid it. Despite this, there are still persons who break the law and go to prison because of driving under the effects of alcohol. We have investigated if these persons are occasionally alcohol drinkers or if they are alcoholics with difficult to modify alcohol patterns.

Material and methods. A cross-sectional study including 50 inmates from two prisons who had committed traffic crimes were interviewed about their alcohol consumption habits and their criminal and psychopathological backgrounds.

Results. 88% had indicators of alcoholism and most consumed other drugs. Previous psychopathology signs were only detected in 10% of the sample. A total of 72% had previous criminal records, half because of violent offences. They were socially adapted, with mean age 39 years, Spanish (86%), had a stable job and family (76%).

Conclusions. Most of the inmates due to traffic crimes are alcoholic, but very few are detected. Their alcohol consumption generates other criminal conduct, treatment being necessary in order to avoid relapse and social exclusion.

Artículo original

enfermedades mentales / Adicciones / Tratamiento
23/mar/2012 Psicothema. 2012;24(2):217-223.

Evaluación de la eficacia de un tratamiento libre de drogas intrapenitenciario.

(Evaluation of the effectiveness of a prison-based drug treatment.)

Resumen

El presente estudio evalúa la eficacia de una unidad libre de drogas intrapenitenciaria en la reducción del consumo de sustancias, y analiza los cambios en el perfil de gravedad de la adicción, la motivación y el perfi l de personalidad provocados por la intervención. Se trata de una evaluación externa, con un diseño ex post facto de medidas repetidas.

Se evalúan 87 reclusos a lo largo de un año de estancia en el programa. La mayoría son varones jóvenes y policonsumidores que cumplen condena por delitos contra la salud pública y contra la propiedad. Muchos presentan necesidad de tratamiento psiquiátrico al ingreso, con una comorbilidad del 85% con trastornos de personalidad. La motivación para el tratamiento es baja, y se mantiene estable a lo largo de los 12 meses que dura el estudio.

La unidad libre de drogas consigue disminuir el consumo de drogas, y mejorar las áreas de consumo, de relaciones familiares y el perfil de personalidad. Sin embargo, no se logran cambios en las áreas médica y psiquiátrica, por lo que se resalta la necesidad de intervención en estos ámbitos.

Acceso gratuito al texto completo.

Para poder visualizar el texto completo, necesita tener instalado el Adobe Reader, si usted no lo tiene puede bajárselo gratuitamente desde la dirección: get.adobe.com/es/reader/

Abstract

The present study evaluated the effectiveness of a drug-free unit (DFU) in reducing the use of substances by incarcerated adult offenders, and to analyze changes in the addiction severity index, motivation, and personality caused by the program. This is an external evaluation, with an ex post facto design with repeated measures.

Eighty-seven prisoners from the DFU were evaluated during the fi rst year of residence in the program. Most are young men, polydrug addicts and mainly serving sentences for public health crimes and property offenses. There is need of psychiatric treatment at the baseline, with 85% comorbid personality disorders. Motivation for treatment is low, and remains stable over 12 month’s duration of the study.

The DFU was found to have a signifi cant effect in reducing the use of drugs by offenders and to improve the drug and family composite scores, also reducing scores on personality scales. However, it fails to change medical and psychiatric scores, so that the need for intervention in these areas is underscored.

El derrame de petróleo del Golfo

 

 

 

 

ARTÍCULO DE REVISIÓN
Conceptos Actuales
Fuente: http://www.nejm.org

El derrame de petróleo del Golfo

Bernard D. Goldstein, MD, Howard J. Osofsky, MD, Ph.D., y Maureen Y. Lichtveld, MD, MPH
N Engl J Med 2011; 364:1334-1348 / 07 de abril de 2011

Un año después del derrame de petróleo del Golfo (también conocida como la Deepwater Horizonderrame de petróleo, el derrame de petróleo de BP, o el Golfo de derrame de petróleo de México), la magnitud total de los efectos ambientales, económicos, sanitarios y humanos de este desastre siguen sin conocerse . A pesar de una creciente literatura que describe el impacto de los derrames de petróleo en la salud de 1.28 ( Tabla 1 TABLA 1Estudios de los efectos de los derrames de hidrocarburos en la salud y la seguridad de los trabajadores y comunidades.y Tabla 2 TABLA 2Estudios de los efectos de los derrames de hidrocarburos sobre Salud Mental de Trabajadores y Comunidades.), es difícil responder a las numerosas preguntas formuladas por los médicos y al público acerca de este derrame o el riesgo de futuros derrames. La incertidumbre es ejemplificado por el estudio de los 55.000 trabajadores de derrames de petróleo del Golfo por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS), que es abierto en lugar de centrarse en un número determinado de puntos finales. 29 La incertidumbre también tiene consecuencias para el desarrollo económico y el bienestar psicosocial de los residentes de la Costa del Golfo.

Consecuencias potenciales sobre la salud de los derrames de petróleo se dividen en cuatro categorías: los relacionados con la seguridad de los trabajadores, los efectos toxicológicos en los trabajadores, visitantes y miembros de la comunidad, los efectos de salud mental de los trastornos sociales y económicos, que son de particular preocupación en el Golfo, y efectos sobre el ecosistema que tener consecuencias para la salud humana.La literatura actual tiende a concentrarse por separado en efectos sobre la salud de los trabajadores y los efectos sobre la salud en las comunidades.Sin embargo, los trabajadores que respondieron al derrame de petróleo del Golfo están integrados en sus comunidades, y los ecológicos, económicos y efectos sobre la salud del derrame de cerca están interconectados.
La comprensión de las consecuencias para la salud del derrame de petróleo del Golfo de los trabajadores y miembros de la comunidad se basa en estudios de desastres anteriores – sobre todo, en los Estados Unidos, el huracán 11 de septiembre 2001, los ataques terroristas contra el World Trade Center (WTC) y el Katrina. Registros del World Trade Center de seguimiento a decenas de miles de trabajadores y miembros de la comunidad en situación de riesgo se han utilizado en numerosas publicaciones de seguimiento estudios que documentan los problemas de salud mental y física. 30-33 pertinente al derrame de petróleo del Golfo son los estudios del World Trade Center y después del huracán que sugieren que los trabajadores inmigrantes y otras poblaciones vulnerables eran menos propensos a recibir atención y más propensos a tener consecuencias a largo plazo la salud de lo que era la población afectada en general. 34,35

LAS CONSECUENCIAS TOXICOLÓGICAS PARA LA SALUD HUMANA

Aspectos clínicos y el público inmediatamente después de un derrame de petróleo se centran en los efectos químicos de corto plazo, tales como irritación respiratoria y cutánea, dolores de cabeza, irritación de los ojos, náuseas y mareos ( Tabla 1 ). La predicción de corto y largo plazo efectos toxicológicos requiere una comprensión en profundidad de las vías de exposición, los contaminantes de preocupación, y las poblaciones vulnerables.

Vías de exposición a sustancias químicas

El derrame de petróleo del Golfo difiere significativamente de los derrames de petróleo previamente estudiadas en su magnitud, duración de la liberación, fuente de emisión (el fondo del mar profundo), y técnicas de gestión utilizadas (dispersantes y quemas controladas). Por el derrame del Golfo, los cinco elementos de una vía de exposición completa están presentes: las fuentes de contaminantes del medio ambiente, medios de comunicación, puntos de exposición, las vías de exposición, y la población receptora: personas que trabajan o viven cerca del sitio del derrame y cerca de la afectada línea de costa. Múltiples fuentes de contaminantes debe ser considerado, por la quema de productos químicos a las playas bañadas en aceite. Los medios de comunicación del medio ambiente son complejos e incluyen el aire, el agua superficial y el suelo. Los múltiples puntos de la exposición a complicar aún más la caracterización de la exposición química por el derrame en el Golfo, donde los trabajadores se dedicaban a actividades próximas al pozo dañado, por la que se auges y bolas de alquitrán de limpieza y “mousse”, y donde los huracanes que amenazan con propagarse más allá de las costas de petróleo. Las rutas previstas de la exposición a productos químicos del derrame de petróleo son la inhalación, contacto con la piel, la ingestión de alimentos y agua, y póngase en contacto con la arena de la playa (sobre todo por los niños). En el caso del derrame de petróleo del Golfo, una carga subyacente de la enfermedad desproporcionadamente grande en la población receptora hace particularmente vulnerables a los desastres naturales y ambientales.

Los contaminantes de preocupación

Muchas mediciones ambientales se obtuvieron después del derrame de petróleo del Golfo (ver Tabla 3 TABLA 3Recursos de Información sobre el derrame de petróleo del Golfo.de fuentes de información para los proveedores de atención de público y de la salud). Los aceites crudos contienen más de mil diferentes hidrocarburos y, dependiendo del origen del petróleo, varían mucho en las cantidades relativas de hidrocarburos individuales y metales traza y contenido de azufre. Algunos componentes del petróleo crudo causar enfermedades respiratorias, hepáticas, renales, endocrinas, neurológicas, hematológicas, u otros efectos sistémicos, sin embargo, esto ocurre sólo a dosis elevadas, después de una concentración se supera el umbral. En contraste, los efectos mutagénicos teóricamente puede resultar de una alteración del ADN molecular clave. La prudencia de regulación ha llevado a la utilización de “golpe de un modelo” para los puntos finales mutágenos, en particular el cáncer, en el que se presume que cada molécula de un carcinógeno que representan un riesgo. El carcinógenos de preocupación en el petróleo crudo son el benceno, el cual está presente a una concentración de 1 a 6%, y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), que están presentes en concentraciones mucho más bajas pero muy variable. El benceno y el HAP también son resultado de una combustión controlada mar adentro de petróleo crudo.
El benceno es un conocido y hematotoxicant hematocarcinogen. 36 La evidencia sugiere que el benceno tiene efectos sutiles en las células sanguíneas circulantes en trabajadores expuestos a concentraciones por debajo de la norma de salud en el trabajo actual, 37 , así como los efectos adversos para la reproducción y desarrollo. 38 Aunque el benceno es potencialmente un riesgo para la los trabajadores del mar, cerca de una fuente de petróleo, prácticamente todos los componentes volátiles de benceno y otros parece que se evaporan antes de llegar a la orilla. La vida media de benceno en el medio ambiente y en el cuerpo humano se mide en días, y no se bioacumula. De este modo, las exposiciones de la comunidad para el benceno y los efectos de dichas exposiciones debe ser relativamente mínima. 9.(…).
Formas de divulgación proporcionados por los autores están disponibles con el texto completo de este artículo en NEJM.org.

FUENTE DE INFORMACIÓN

Desde el Departamento de Salud Ambiental y Ocupacional de la Universidad de Pittsburgh, Escuela Graduada de Salud Pública, Pittsburgh (BDG), y el Departamento de Psiquiatría de la Universidad Estatal de Luisiana Centro de Ciencias de la Salud (HJO), y el Departamento de Ciencias de Salud Ambiental, Universidad de Tulane School de Salud Pública y Medicina Tropical (PTL) – tanto en Nueva Orleans.
Dirección para la solicitud al Dr. Goldstein en la Escuela de la Universidad de Pittsburgh Graduada de Salud Pública, 130 Soto St., A712, Pittsburgh, PA 15213, o en bdgold@pitt.edu .

Utilización de los servicios de salud mental en EE.UU,Italia y España

 

PSYCHIATRIC SERVICES
ARTÍCULOS
FUENTE: http://ps.psychiatryonline.org
La baja utilización de servicios de salud mental entre los estadounidenses mayores con trastornos del humor y la ansiedad

Amy L. Byers, Ph.D., MPH, Patricia A. Arean, Ph.D.; Kristine Yaffe, MD


Resumen
Objetivo: 

No está claro por qué a finales de la vida los trastornos del humor y la ansiedad son altamente tratado con deficiencia, a pesar de ser común entre los adultos mayores. Así, este estudio examinó la prevalencia y los factores clave relacionados con la no utilización de servicios de salud mental entre las personas mayores residentes en la comunidad los adultos con estos trastornos.

Material y métodos: 

La muestra incluyó a 348 participantes mayores de 55 años de edad que cumplieron 12 meses de criterios para el DSM-IV el estado de ánimo y trastornos de ansiedad y respondieron a la Encuesta Nacional de replicación de comorbilidad (NCS-R), una muestra de probabilidad basado en la población. Los análisis incluyeron medidas de frecuencia y de regresión logística con los pesos y complejos de diseño corregidas las pruebas estadísticas. Los principales factores asociados con no usar los servicios de salud mental se determinaron en un modelo multivariable final, sobre la base de un enfoque sistemático que representaron una amplia lista de posibles predictores.

Resultados: 

Aproximadamente el 70% de los adultos mayores con trastornos del estado de ánimo y la ansiedad no utilizar los servicios. Los que eran de los grupos minoritarios raciales y étnicos, no se sentían cómodos con la discusión de los problemas personales, fueron casados o vivir juntos, y tenía media en comparación con el estado de altos ingresos tenían mayor probabilidad de no utilizar los servicios de salud mental. Además, los encuestados con trastornos leves en comparación seria, sin quejas de dolor crónico, y baja y alta percepción de deterioro cognitivo tuvieron mayor probabilidad de no uso.

Conclusiones: 

Los resultados indican que se necesitan mejoras en las siguientes áreas para combatir el elevado número de trastornos del estado de ánimo y la ansiedad que no se tratan en los estadounidenses de edad avanzada: la conciencia de la necesidad, la comodidad en la discusión de los problemas personales con un profesional de la salud, y la detección y otros esfuerzos de prevención. ( Servicios de Psiquiatría 63:66-72, 2012)

Artículo Original

7/mar/2005 Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology. 2005 Feb;40(2):149 – 159.

Modelos de utilización de los servicios de salud mental en Italia y España.

(Patterns of mental health service utilisation in Italy and Spain. An investigation using the European Service Mapping Schedule.)
Autor-es: Luis Salvador-Carulla; Giuseppe Tibaldi; Sonia Johnson; Elena Scala; Cristina Romero; Carmine Munizza.

Resumen

Se ha afirmado repetidamente que la reforma psiquiátrica española se inspiró en el modelo italiano y que ésta se ha completado o se haya en un proceso muy avanzado en diversas comunidades autónomas, y no en otras. Desafortunadamente dichas afirmaciones no se basan en datos contrastados sino en la opinión discrecional de algunos gestores y planificadores de salud. La aplicación de un método estandarizado de descripción de servicios (ESMS) ha permitido por primera vez efectuar una comparación de la disponibilidad y el uso de servicios psiquiátricos en pequeñas áreas sanitarias de los dos países, incluyendo como área sanitaria de referencia Trieste. Las diferencias encontradas en este estudio exploratorio de tipo ecológico son desalentadoras para nuestro país. Más que una reforma psiquiátrica, lo que aparece es una cobertura de servicios mínimos, que por sí sola justifica el bajo coste en atención mental en nuestro país con respecto a otros países europeos. La red asistencial se asemeja, independientemente de la Comunidad Autónoma donde se halle, a la de las zonas más desfavorecidas de Italia. Estos datos cuestionan un parte significativa de la literatura escrita sobre la historia del sistema de salud mental en España desde 1985.

Fundamento: Se necesitan métodos para comparar los sistemas locales de salud mental para permitir identificar diferentes patrones de provisión de servicios y las desigualdades tanto internas como con otros países.

Propósito: Describir y comparar los sistemas de atención en salud mental en 13 áreas de cobertura en España e Italia. En cada país se incluyeron áreas con características diferentes.

Método: Se utilizaron el European Service Mapping Schedule (ESMS) y el European Socio-Demographic Schedule (ESDS) para describir: i) Las características sociodemográficas y geográficas, ii) provisión de servicios, y iii) la utilización de servicios en cada área.

Resultados: Aparecieron grandes diferencias en los patrones de provisión y de uso entre las áreas de cada país y entre los dos países. En contraste con el norte de Europa, las tasas de desempleo elevadas no se asociaron con una utilización mayor de servicios, pero las áreas con una proporción elevada de viviendas unipersonales tendían a presentar un uso mayor de servicios. La mayoría de las tasas de utilización resultó significativamente más baja que la descrita en estudios del Norte de Europa. Los centros españoles tendían a presentar bajos niveles de uso de servicios hospitalarios a pesar de un bajo desarrollo de los servicios comunitarios. Trieste, donde se ha puesto un gran énfasis en el desarrollo de servicios comunitarios innovadores, mostró un patrón diferente con bajas tasas de uso de plazas hospitalarias y altas tasas de servicios de día y de contactos en la comunidad.

Conclusión: Esta metodología ha generado datos útiles que plantean cuestiones sobre la equidad en la implantación de la política sobre salud mental. La gran variabilidad indica que los patrones locales de servicios deben investigarse y tenerse en cuenta para la interpretación de las evaluaciones de investigación sobre intervenciones.

Para acceder al texto completo es necesario suscribirse en la revista: link.springer.de/link/service/journals/00127/index.htm

Prevenir problemas psiquiátricos en los militares y sus cónyuges

 

 

ESPECIALIDAD PSIQUIATRÍA
EDITORIAL

Prevención de problemas psiquiátricos entre el personal militar y sus cónyuges

Matthew J. Friedman, MD, Ph.D.
N Engl J Med 2010; 362:168-170 /14 de enero de 2010

ARTÍCULO

Siempre es importante para capturar la información generada a partir de bases de datos clínicos para avanzar en la teoría y la práctica. Este es ciertamente el caso con dos artículos de este número del Diario . Un artículo se refiere a la prevención secundaria del trastorno de estrés post-traumático (PTSD) por la administración de morfina durante la reanimación y la atención del trauma a principios de Marina de los EE.UU. y el personal del Cuerpo marinos heridos en combate. 1 El otro artículo se describe el aumento de problemas de salud mental entre las esposas de desplegado Ejército de EE.UU. de personal. 2

La búsqueda de una “píldora del día después” después de la exposición al estrés traumático es obviamente de gran importancia. Sería de gran utilidad si se podría establecer que ciertas intervenciones farmacológicas, administradas poco después de la exposición al estrés traumático, podría prevenir o reducir la probabilidad de que el desarrollo de trastorno de estrés postraumático después. En esta edición de la revista, Holbrook y sus colegas un informe que el uso de la morfina entre los heridos y el personal de la Armada del Cuerpo de Marines durante los primeros meses (por lo general <1 hora) el cuidado de reanimación y el trauma fue significativamente y protector asociado con un menor riesgo de trastorno de estrés postraumático. Este hallazgo se suma a un pequeño pero creciente cuerpo de estudios observacionales y experimentales que han reportado resultados similares. 3,4 Dado que una lesión física a partir de un acontecimiento traumático (especialmente lesión que se asocia con dolor severo) es un factor de riesgo para el desarrollo posterior de TEPT , estos hallazgos sugieren un potencial para el uso profiláctico de la reducción del dolor rápido entre los heridos, personas traumatizadas en los entornos de atención militar y civil de agudos.
¿Qué pasa con las personas con lesiones leves o lesiones no en las secuelas de los traumatismos graves que no necesitan morfina para atenuar el dolor físico? Es posible que la administración sistemática de morfina podría protegerlos de TEPT posterior, pero no es probable que esto podría ser aceptable en la práctica clínica. Este trastorno se entiende que se desarrollan a partir miedo condicionado pavloviano en el que la activación adrenérgica de la amígdala durante el evento traumático facilita la codificación de los recuerdos traumáticos. 3,5,6 De hecho, microinyecciones de la norepinefrina en la amígdala en ratas 7 puede mejorar el condicionamiento del miedo, y esta respuesta puede ser bloqueada por el propranolol. Activación adrenérgica también puede ser bloqueado por el funcionamiento de morfina a los receptores mu-opioides ubicados tanto en la amígdala y el locus coeruleus (que alberga la mayor parte de las neuronas adrenérgicas del cerebro). Inhibitoria presináptica alfa 2 -noradrenérgico receptores operan de manera sinérgica con los opiáceos receptores mu-opioides y también la activación adrenérgica contundente, tanto en la amígdala y el locus coeruleus.
En resumen, las observaciones reflexivas de Holbrook y sus asociados son consistentes con las teorías actuales acerca de la mediación adrenérgica de miedo acondicionado, los recuerdos traumáticos. Claramente, las contribuciones relativas de la analgesia inducida por morfina en comparación con la morfina-inducida por la supresión de la actividad adrenérgica se debe entender, y el hecho de que estos dos mecanismos no son mutuamente excluyentes debe ser reconocida.Estos resultados deben incentivar a los investigadores a redoblar los esfuerzos para poner a prueba los antagonistas adrenérgicos como el propranolol y la clonidina (un α 2 -adrenérgico) en la búsqueda de una píldora del día después para prevenir el desarrollo posterior de TEPT entre las personas después de un traumatismo importante. 5,6
El estudio de Mansfield y sus colegas 2 tiene un enfoque muy diferente: la relación entre el despliegue de personal militar y de la salud mental de sus esposas. Uso médico-registro de datos para la atención ambulatoria que recibe más de 250.000 esposas de efectivos del Ejército (69% de los cuales había sido enviado a Irak, Afganistán, o en ambas zonas de guerra), Mansfield et al.encontró que las esposas de los soldados desplegados, en comparación con las esposas de los soldados que no estaban desplegados, tuvieron más visitas ambulatorias para los trastornos depresivos, ansiedad, trastornos del sueño, y la reacción de estrés agudo y los trastornos de adaptación. Además, los despliegues de más de 11 meses se asoció con el uso de más servicios de salud mental que las implementaciones de 1 a 11 meses.

Estos importantes hallazgos plantean muchos interrogantes y debe servir como un impulso para más de grano fino, investigaciones guiadas por hipótesis. Dado que los investigadores no tienen las fechas exactas de despliegue de los soldados, que no pudo evaluar la relación temporal entre la implementación y un diagnóstico de salud mental. En otras palabras, era la presencia o ausencia del soldado más probabilidades de estar asociada con problemas de salud mental en la mujer? En el primer caso, se podría considerar la literatura que muestran una relación entre el malestar conyugal y la insatisfacción matrimonial asociada con la implementación. 8,9 trastorno de estrés postraumático después de la exposición al combate en veteranos masculino se ha asociado con la angustia psicológica y el bienestar de los pobres de sus mujeres, doméstica la ira y la violencia, problemas de pareja debido a los síntomas de entumecimiento y la evitación del TEPT, un efecto negativo sobre la crianza de los hijos y problemas de desarrollo y de comportamiento entre los niños. 10-12 Sin embargo, si malestar conyugal era más probable que se produzca durante la propia instalación, se debe preguntarse acerca de las dificultades de ser una madre soltera preocupación constante por la seguridad de la pareja desplegado, y los continuos problemas de comportamiento y de maduración expresadas por los niños que se ocupan de sus propias preocupaciones sobre el padre ausente.

Las respuestas a otras preguntas que deben influir en la práctica política y clínica para la atención de los esposos y las familias de los militares afectados por el ciclo emocional de la implementación. ¿Es el despliegue de por sí, con todas las complicaciones de la separación y se preocupan por sus seres queridos, que está contribuyendo a problemas de salud mental? ¿Es la intensidad de la exposición de los soldados para combatir durante la implementación del factor crítico? Es el efecto nocivo de la implementación de los cónyuges mediada por la presencia de trastorno de estrés postraumático u otro problema relacionado con el combate, tales como lesiones físicas, lesiones cerebrales traumáticas, otro trastorno psiquiátrico o consumo de sustancias, comportamiento agresivo o violento, los problemas expresados por los niños, otros factores , o todo lo anterior? Estas preguntas deben ser contestadas. Dado que el apoyo social proporciona la mayor protección contra el desarrollo de trastornos psiquiátricos, y dado que la familia es la principal fuente de apoyo social, la mejora de la salud mental de los cónyuges y los hijos también deben pagar dividendos en el mejoramiento de la salud mental de las tropas en todo el ciclo de implementación .

Los autores de ambos artículos han generado los resultados de provocación de los conjuntos de datos administrativos con importantes implicaciones para las estrategias preventivas. Las observaciones formuladas por Holbrook y sus colegas sobre la prevención del trastorno de estrés postraumático después de la administración de morfina durante la reanimación y la atención traumatológica temprana hacen surgir cuestiones teóricas y prácticas que requieren un seguimiento riguroso. Se establece la eficacia de los antagonistas adrenérgicos o algunos otros medicamentos como profilaxis efectiva contra el desarrollo posterior de TEPT podría tener un efecto considerable en medicina de emergencia para el personal militar y civiles. Las observaciones de Mansfield y sus colegas sobre el efecto del despliegue de personal militar en la salud mental de sus esposas tienen implicaciones de salud pública. Además de la obvia importancia de la elaboración de programas para fortalecer el bienestar y la capacidad de recuperación entre los cónyuges y los hijos, estos programas también se podría esperar para prevenir la morbilidad psiquiátrica entre las propias tropas.

Financieras y otras revelaciones dadas por el autor están disponibles con el texto completo de este artículo en NEJM.org.

FUENTE DE INFORMACIÓN

Desde el Centro Nacional de trastorno de estrés postraumático, el Departamento de Asuntos de Veteranos, VA Medical Center, White River Junction, Vermont, y los Departamentos de Psiquiatría y Farmacología y Toxicología de la Facultad de Medicina Dartmouth, Hanover, NH.

La TEC trata la depresión.”El Mito de la primavera”

 

PSIQUIATRÍA
Área Científica/Especialidades/Psiquiatría
Fuente: http://psiquiatria.diariomedico.com

PODRÍA MODIFICAR LA ARQUITECTURA FUNCIONAL DEL CEREBRO

 

La TEC podría tratar la depresión al alterar la conectividad

La terapia electroconvulsiva (TEC), que constituye la estrategia más potente para la depresión mayor, podría actuar modificando la arquitectura funcional del cerebro, según un estudio que se publica hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

La primera firmante del trabajo es Jennifer Perrin, de la Universidad de Aberdeen (Reino Unido).

A pesar de que la TEC se ha utilizado durante más de 70 años, todavía no se comprenden bien los mecanismos que subyacen a su acción en el cerebro.

Los investigadores evaluaron mediante resonancia magnética funcional la conectividad cerebral de nueve pacientes con depresión mayor que habían sido tratados con TEC con buenos resultados.

Al parecer, la TEC reducía la conectividad global en la región cortical prefrontal dorsolateral izquierda, una parte del cerebro que ha sido relacionada con los trastornos depresivos y que se sabe que influye en la función cognitiva.

Terapias no invasivas
Los investigadores llevaron a cabo análisis adicionales que les permitieron confirmar que la TEC reduce la conectividad de las redes funcionales cerebrales asociadas a la citada región. Asimismo, observaron que estos cambios estaban asociados a mejoras significativas en los síntomas depresivos de los pacientes.

Estos hallazgos revelan que un aumento de la conectividad podría desempeñar un papel importante en la depresión. En opinión de los autores del estudio, conocer cómo funciona la TEC permitiría en el futuro reproducir sus efectos terapéuticos con procedimientos mucho menos invasivos que la terapia electroconvulsiva.

(PNAS. DOI: 10.1073/ pnas.1117206109).
MÁS CONTENIDOS PSIQUIÁTRICOS
LA PRIMAVERA INFLUYE EN EL ESTADO DE ÁNIMO DE FORMA POSITIVA…



PSIQUIATRÍA

POR LOS CAMBIOS BRUSCOS DE ESTACIÓN 

FUENTE: http://psiquiatria.diariomedico.com

La primavera eleva la serotonina pero no asegura el buen ánimo


Lejos de mitos y refranes, la primavera influye en el estado de ánimo de forma positiva en la mayoría de las personas sanas, pero también descompensa o acentúa patologías psiquiátricas como el trastorno bipolar y el trastorno afectivo estacional.
Pilar Laguna. Murcia   |  20/03/2012 00:00
El refranero español recoge en sentencias contradictorias el ir y venir del ánimo cuando la luz alcanza su esplendor tras la oscuridad del invierno. La primavera la sangre altera reflejaría cierta euforia, mientras que mañanitas de abril qué buenas son de dormir, se inclina hacia la abulia o el apego a las sábanas. Ambos refranes tienen razón a la vista de los trastornos que el cambio estacional brusco produce en algunas personas. Pero no todas estas alteraciones son patológicas ni tienen la misma prevalencia en distintas regiones del planeta. En España no serían demasiado perceptibles, y aún menos en el sur que en el norte, porque en invierno también disfrutamos de luz solar.
Los neurotransmisores serotonina y melatonina tienen bastante que ver con los cambios cerebrales que implican la luminosidad y la oscuridad, respectivamente, pero en personas sanas sólo suelen producir ligeras modificaciones en el estado de ánimo que no requieren tratamiento, ni siquiera cuando inclinan al lado más triste. Cuando irrumpe la luz primaveral lo normal sería sentirnos más alegres por el bienestar que induce la serotonina, tras el aletargamiento invernal ligado a la melatonina, pero estos mecanismos varían en diferentes individuos, según Francisco Toledo, psiquiatra del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia).
“La tristeza no es un trastorno único de la depresión ni debe recibir tratamiento, de la misma forma que los psiquiatras no tratamos la alegría, salvo que signifique euforia en el sentido de manía o hipomanía”, ha explicado en la III Semana Internacional del Cerebro, celebrada en la Real Academia de Medicina de Murcia.
Diferencias
Toledo ha establecido diferencias entre el efecto cotidiano de los cambios estacionales y el que se produce en personas con trastornos psiquiátricos, en los que sí es importante el tratamiento farmacológico. “Hay personas que aprovechan la primavera para estar más activos, trabajar más, celebrar fiestas, hacer viajes, interrelacionarse, etc. En definitiva, se sienten más vivos que en invierno; pero también las hay que sienten irritabilidad, y en ambos casos son reacciones normales si no se extreman”.
Sin embargo, entre el 2 y el 6 por ciento de la población sana sufre un trastorno afectivo estacional en otoño que tiene entidad propia, sin ser depresión recurrente, ni trastorno bipolar ni ciclotimia, que se da en personas susceptibles a la falta de luz. En España son casos más bien excepcionales porque no hay cambios muy bruscos de la oscuridad a la luz intensa pero, en todo caso, pueden aliviarse con luminoterapia artificial.
El cambio de estación también puede afectar a la personalidad ciclotímica, aunque este tipo de trastorno si es leve no tiene mucha importancia -los ciclotímicos no suelen ir al psiquiatra-. “Pero si se extrema, en realidad ya se trataría de un trastorno bipolar, que puede cursar también con trastorno estacional, y que hay que tratar con medicamentos estabilizadores”.
Eso no significa que la fase de euforia o maníaca de estos enfermos se dé en primavera y la de depresión en otoño; cada individuo tiene un índice de polaridad -el estudiado por el psiquiatra Eduardo Vieta-, que facilita la identificación de la siguiente fase de la enfermedad según la polaridad dominante.





“Conocer si el paciente tiene más episodios de euforia o de depresión (2 de cada 3 episodios ya inclinan la balanza) nos ayuda a conocer la historia natural del trastorno bipolar y si tiene o no trastorno estacional”. Al tratarse de un trastorno cíclico recurrente, se puede calcular cómo será la próxima fase y elegir la terapia adecuada entre los tres grupos de estabilizadores del ánimo: litio, antisicóticos atípicos y anticomiciales.

Estos avances desmitificarían en parte la idea de la depresión primaveral al no afectar a la globalidad de los enfermos, si bien los depresivos constituyen dos terceras partes de la polaridad predominante.
En definitiva, otro refrán español se hace cargo de esta heterogeneidad casuística: Parte su tiempo abril entre llorar y reir.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

MÁS SOBRE PSIQUIATRÍA

Diez Años Tendencias en la calidad de la atención y el gasto para la depresión

 

 

PSYCHIATRIC
Noticias Profesional
FUENTE:  http://psychnews.psychiatryonline.org

Menos de Psicoterapia, más medicamentos de caracterizar la atención Depresión
Jonathan Wolfe
Las últimas tendencias en el gasto para el cuidado de la depresión muestran una mayor dependencia de los medicamentos psicotrópicos, en particular, los antipsicóticos, mientras que los beneficios correspondientes en la calidad de la atención de los pacientes siguen siendo limitadas.

El costo del tratamiento de los pacientes de Medicaid para la depresión ha aumentado en los últimos años, a pesar de una disminución en el uso de servicios hospitalarios y ambulatorios de salud mental y un aumento en la disponibilidad de versiones genéricas de muchos medicamentos antidepresivos.

Estos hallazgos provienen de un estudio publicado en diciembre de 2011 en Archives of General Psychiatry , que examinó las tendencias en el gasto y la calidad de la atención a 56,805 inscritos en Medicaid de la Florida con diagnóstico de depresión entre 1 de julio de 1996, y 30 de junio de 2006.
Para el estudio, Catherine Fullerton, MD, MPH, de la Escuela Médica de Harvard y Cambridge Health Alliance dirigió un equipo de la Harvard Medical School de los departamentos de Servicio al Psiquiatría y Salud en la combinación de los datos sobre las personas de entre 18 y 64 años que fueron hospitalizados, ya sea para la depresión o tenían por lo menos dos demandas externas para la depresión durante el período de estudio de 10 años.
spending.png

Mientras que el porcentaje de pacientes hospitalizados por depresión se redujo de 9,1 por ciento al 5,1 por ciento durante el período de estudio, y el porcentaje de personas que recibieron psicoterapia bajó de 56,6 por ciento al 37,5 por ciento, el uso de antidepresivos aumentó de 80,6 por ciento al 86,8 por ciento y el uso de antipsicóticos aumentó de 25,9 por ciento al 41,9 por ciento.
Los investigadores señalaron que el aumento del uso de medicamentos psicotrópicos se asoció con un aumento del 110 por ciento en el gasto por paciente a lo largo de 10 años del estudio, incluyendo un aumento del 949 por ciento en los gastos de antipsicóticos y un aumento del 328 por ciento en la cantidad de dinero gastado en las clases de psicotrópicos otros que los antidepresivos y ansiolíticos (véase el gráfico).
Al final del período de estudio, los inscritos en Medicaid con depresión estaban costando una media de 3.610 dólares por año en servicios de salud mental, un 29 por ciento desde 2.802 dólares al comienzo del estudio. Estas cifras se ajustan por inflación.
A la luz del aumento del gasto en medicamentos antipsicóticos, los investigadores recomendaron que las directrices se elaborarán y análisis de costos realizado en el uso de estos fármacos en el tratamiento de las personas con depresión.
Para evaluar la calidad de la atención a las personas que reciben tratamiento durante la fase aguda de la depresión, los investigadores tuvieron en cuenta la adhesión de los pacientes a los regímenes de medicamentos prescritos, el acceso a la psicoterapia, y el número de visitas de seguimiento con un médico de salud mental.

El estudio encontró un aumento del 65,1 por ciento a 75,2 por ciento en el número de la fase aguda de los episodios de depresión para los que se les prescribió medicamentos psicotrópicos. Pero mientras que el porcentaje de pacientes que reciben “tratamiento farmacológico mínimamente adecuado” (definido como el llenado de una receta del antidepresivo de 75 por ciento de los días de tratamiento) aumentó de 58,7 por ciento a 68,2 por ciento durante el transcurso del estudio, el porcentaje que reciben tres o más las visitas de seguimiento se redujo de 19,4 por ciento al 10,9 por ciento.

Además, el porcentaje de la fase aguda de episodios en los que los pacientes recibieron psicoterapia bajó de 42,6 por ciento al 26,9 por ciento.

Entre los pacientes hospitalizados por depresión aguda, el porcentaje de episodios en los que se recetaron antidepresivos se mantuvo relativamente constante, mientras que el porcentaje de episodios relacionados con la psicoterapia se redujo de 32,3 por ciento al 18,6 por ciento.

Los investigadores reconocieron algunas limitaciones de su estudio, incluyendo un enfoque en los pacientes que sólo recibieron un diagnóstico de la depresión, la falta de información sobre los resultados de los pacientes, y las prácticas de tratamiento que pueden haber cambiado en los últimos cinco años con la introducción de nuevas opciones de medicamentos.

El estudio fue financiado por subvenciones del Instituto Nacional de Salud Mental.

Un resumen de los “Diez Años Tendencias en la calidad de la atención y el gasto para la depresión: de 1996 a 2005” se publica en http://archpsyc.ama-assn.org/cgi/content/abstract/68/12/1218 .en línea-gráfica-1.gif

El tratamiento de la esquizofrenia: capacidad actual,promesa de futuro

PSYCHIATRIC NEWS

Psiquiatría Noticias   |   03 de febrero 2012

Volumen 47 Número 3 página 28-28
A PARTIR DE LOS EXPERTOS
El tratamiento de la esquizofrenia: Capacidad actual, promesa de futuro
Jeffrey A. Lieberman, MD
Si miramos hacia atrás en el campo de la psiquiatría en los últimos 60 años, el progreso que hemos hecho ha sido verdaderamente extraordinaria. La introducción de diversas clases de drogas psicotrópicas, la proliferación de las terapias psicosociales, el desarrollo de métodos de estimulación cerebral, y la evolución de los modelos de atención y servicios de salud mental ha sido impresionante.En la actualidad, la psiquiatría contemporánea tiene una extraordinaria variedad de terapias y modalidades terapéuticas y la capacidad para tratar a los pacientes.
Al mismo tiempo, sin embargo, es mucho lo que queda por hacer. A pesar del número creciente de medicamentos psicotrópicos que se comercializan y están disponibles para su uso (ver antipsicóticos aprobados por la FDA), los mecanismos de acción son en su mayoría los mismos que los prototipos originales desarrollados en la década de 1950. No han sido pocos, en su caso, nuevos compuestos innovadores desarrollados a pesar de una serie de objetivos biológicos teóricamente viables. A pesar de los diferentes modos de estimulación cerebral más allá de la TEC se han inventado (por ejemplo, estimulación del nervio vago, R-TMS, DBS, DCS), su eficacia aún no se ha establecido, y su disponibilidad es limitada. Además, las terapias psicosociales que han demostrado ser eficaces no están ampliamente disponibles y reembolsados de manera inconsistente. Por otra parte, nuestro sistema de salud de financiación y falta de cohesión en los sistemas de salud públicos y privados no han cumplido con la necesidad clínica y de izquierda a muchos pacientes parcial o totalmente sin tratamiento.
El tratamiento de la esquizofrenia es un ejemplo representativo. Actualmente contamos con 20 fármacos antipsicóticos comercializados disponibles para su uso, que constituyen la piedra angular de nuestro tratamiento para la esquizofrenia. La primera de ellas, clorpromazina, se introdujo en los Estados Unidos en 1954. Numerosos estudios han demostrado la eficacia dramática de los fármacos antipsicóticos (APD) en la supresión de los síntomas psicóticos y prevenir su repetición, sino también su incapacidad para aliviar los síntomas negativos y cognitivos de la enfermedad. Hasta la fecha no tenemos fármacos con eficacia probada en contra de estos últimos síntomas. Además, con la excepción de la clozapina en pacientes resistentes al tratamiento, la eficacia de las nuevas segunda generación APD no es significativamente mayor que los mayores de primera generación medicamentos. Estos resultados se demostraron más dramáticamente por el estudio de los NIH-CATIE en los Estados Unidos (de los cuales yo era el investigador principal) y el estudio NHS-machete en el Reino Unido, entre otros estudios y revisiones meta-analíticas.
Al mismo tiempo, muchos de los tratamientos psicosociales con eficacia establecida se han desarrollado (formación, por ejemplo, el tratamiento asertivo comunitario, apoyó el empleo y la vivienda, la psicoeducación, habilidades sociales-, cognitivo rehabilitación) pero no son ni disponible ni adecuadamente reembolsados.
En consecuencia, cuando uno se pregunta: “¿Qué se puede hacer para mejorar la calidad de la atención de salud mental para pacientes con esquizofrenia y enfermedades relacionadas con el mental”, la pregunta se puede contestar de dos maneras. La primera es que el progreso futuro será impulsado por el descubrimiento de nuevos conocimientos mediante la investigación científica. La segunda consiste en la aplicación de los conocimientos existentes.

El descubrimiento de nuevos conocimientos requiere de un apoyo sostenido para la investigación científica y una fuerza laboral académica viable. En la actualidad, contamos con la última, pero carecen de la primera. Esta vía de progreso puede ser considerado de alto riesgo y alta ganancia. El marco de tiempo y los resultados no pueden determinarse con precisión. A mi modo de ver, hay tres estrategias fundamentales que se persiguen.

  • La primera estrategia es el desarrollo de tratamientos basados en los mecanismos de acción y precedentes de los objetivos (por ejemplo, D-2, 5-HT2A). Esto implicará mejoras de los actuales mecanismos terapéuticos y de mejora incremental en el beneficio de correr el riesgo de proporciones de medicamentos (es decir, tan eficaz o más eficaz que los medicamentos actuales y con menos efectos secundarios o no).
  • La segunda estrategia es la búsqueda de nuevos objetivos para los cuales existe una justificación teórica, pero ninguna prueba del concepto terapéutico (por ejemplo, fármacos que se dirigen los receptores de glutamato, los receptores colinérgicos muscarínicos y nicotínicos, las proteínas de señalización intracelular como el PDE y AKT).
  • Como los genes de riesgo para la esquizofrenia se identifican y se ha dilucidado su biología, sus productos se ofrecen blancos potenciales para el desarrollo de nuevos medicamentos (por ejemplo, la COMT, DISC-1, neuregulina, la prolina deshidrogenasa, proteínas RGS). A través de estas estrategias de investigación, los tratamientos se desarrollarán nuevos que se espera que eventualmente llevarían a la plena tratamientos eficaces y, finalmente, una cura para la esquizofrenia.
Sin embargo, el progreso y los avances a través de la investigación puede ser lenta en llegar. Por esta razón, es imperativo que también persiguen el segundo enfoque para mejorar la calidad de la atención de la salud mental de las personas con esquizofrenia y relacionados con las enfermedades mentales mediante la aplicación de los conocimientos existentes. A tan sólo unos pocos cambios en las prácticas clínicas, los servicios prestados, y los métodos de reembolso se hará una gran diferencia en la calidad de la atención y los resultados de los pacientes. Ejemplos de estos cambios incluyen un mayor uso de la clozapina y la de acción prolongada, medicamentos inyectables, una mayor disponibilidad y el reembolso de los servicios psicosociales, y una mejor integración de abuso de sustancias y atención primaria con servicios de salud mental. Ninguna de estas medidas requiere un conocimiento nuevo o avances. Más bien, simplemente requiere la voluntad política y social para modificar los patrones de práctica y la prestación de servicios.

Nuestra capacidad actual para el tratamiento de pacientes con esquizofrenia puede ser visto como el proverbial vaso medio de agua. Yo prefiero ver el vaso medio lleno en lugar de vacío. Hay mucho que podemos hacer y más que aún se puede hacer para mejorar la atención y los resultados de las personas con esquizofrenia. Además, se puede legítimamente esperar que la investigación va a generar nuevos descubrimientos y mejores tratamientos. A pesar de la relativa lentitud de los progresos en el desarrollo del tratamiento, la atención a las personas con enfermedad mental es mejor ahora que nunca antes en la historia de la humanidad, y hay una gran promesa para que mejore en el futuro. La cuestión es cómo y cuándo.

Lieberman es el coeditor de la publicación de libros de texto Americana de Psiquiatría de la esquizofrenia. miembros de la APA se puede comprar el libro en un descuento en www.appi.org/SearchCenter/Pages/SearchDetail.aspx?ItemId=62191 .en línea-gráfica-1.gif
Desde la introducción de los medicamentos antipsicóticos, ha habido una gran cantidad de medicamentos que han entrado en el mercado, por lo que la elección del antipsicótico derecho difícil para los médicos, especialmente con el rápido crecimiento de las opciones en los últimos 20 años.
  • La perfenazina-1957
  • La trifluoperazina-1959
  • La flufenazina * -1960
  • La tioridazina-1962
  • Haloperidol * -1967
  • Tiotixeno-1967
  • Molindona-1974
  • La clorpromazina-1957
  • Loxapina-1975
  • Pimozida-1984
  • La clozapina-1989
  • Risperidona * -1993
  • La olanzapina * -1996
  • La quetiapina-1997
  • Ziprasidona-2001
  • El aripiprazol * -2002
  • La paliperidona * -2006
  • Iloperidona-2009
  • Asenapina-2009
  • Lurasidone-2010
* Viene en formas inyectables y orales de acción prolongada.